Finaliza la campaña 2016 en Cueva Negra del Estrecho del Rio Quípar

Team CNERQ 2016El pasado jueves 21 de julio de 2016 finalizó la XXVII Campaña de Excavación Arqueológica de la Cueva Negra. En la escuela de campo han participado expertos y alumnos de la Universidad de Murcia, junto a estudiantes llegados de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, China y Australia. Los trabajos han estado codirigidos por Michael J. Walker, Mariano López Martínez y María Haber Uriarte.

En la campaña de excavación llevada a cabo este mes de julio se ha continuado con la investigación de la evidencia del empleo intencionado del fuego que fue detectada por primera vez en la campaña de 2011. Los restos de la hoguera aparecieron a unos 5 metros de profundidad en la acumulación de sedimentos del Pleistoceno Antiguo final y muy cerca ya de la roca madre.

En la tradicional rueda de prensa, realizada el 15 de julio, Michael J. Walker ha estado acompañado por el concejal de Cultura, Óscar Martínez, y el pedáneo de La Encarnación, Antonio Muñoz, quienes han agradecido la labor que viene desarrollando la Asociación Murciana para el Estudio de la Paleoantropología y el Cuaternario (Mupantquat)

La cuestión sobre cuándo el ser humano fue capaz de controlar el fuego ha centrado recientemente el debate dentro de la comunidad científica, sobre todo a raíz de la publicación del reportaje sobre la Cueva Negra en la prestigiosa publicación ‘Antiquity’. A este respecto, el profesor Walker ha manifestado que es la primera vez que un equipo de investigación murciano consigue publicar en esta reconocida revista.

El profesor Walker con Oscar Martínez y Antonio Muñoz.

El profesor Walker con Oscar Martínez y Antonio Muñoz.

“Se conocen restos de hogares, o evidencias indirectas de fuego en diversos yacimientos de África y Eurasia, la gran mayoría de ellos del Pleistoceno medio, pero encontrar tales evidencias en una cronología más antigua es extremadamente extraño, y esto ocurre en la Cueva Negra, donde ha sido documentada la presencia de fuego in situ en una edad de más de 800ka, siendo con diferencia el fuego, o si cabe, el hogar, más antiguo hallado en Europa hasta la fecha, y uno de los más antiguos del mundo”, ha explicado el profesor.

El yacimiento de la Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar tiene entre 900.000 y 800.000 años de antigüedad, lo que corresponde al final del Pleistoceno Antiguo o Inferior. La cueva fue frecuentada por seres humanos que dejaron huellas de su presencia en forma de restos del fuego y un hacha de mano, siendo ambos los más antiguos de Europa, además de otros útiles paleolíticos menores y abundantes restos de fauna.

Los seres humanos que habitaron Cueva Negra, probablemente pertenecieron a la especie extinta del “Hombre de Heidelburgo” u Homo heidelbergensis que habitaba Europa hace entre 900.000 y 150.000 años en el Pleistoceno y fue especie ancestral del “Hombre de Neandertal” u Homo neanderthalensis que vivió entre 150.000 y 40.000 años en Europa.

Webmail    
.